sábado, 20 de agosto de 2011

ANTONIO Y JOSÉ

Cada mañana salen juntos a pasear.
Antonio y José son hermanos y guardan un gran parecido. Altos, delgados, elegantes, setentones...caminan por la calle con paso cansado, arrastrándose como caracoles en el asfalto caliente de agosto.

Viven en el mismo rellano, puerta con puerta.
Antonio se puso a vivir allí a los pocos meses de que su hermano y Teresa se casasen, hace ya cuarenta años. Y han compartido las paellas cada domingo, las risas y travesuras de los niños, las vacaciones...

Ahora caminan con paso cansado. Salen juntos cada mañana. Pero no regresan a la vez.
Diez metros separan los pasos de Antonio y los de José, que ya no tiene las mismas fuerzas desde que muriese Teresa, cuatro meses atrás.

Caminan lento, como queriendo no llegar.
José llega a su hogar vacío, sin la risa de Teresa, sin su voz que se oía cantar nada más acercarse a la puerta de su casa, sin sus manos acariciadoras que siempre calmaban las dudas y los desasosiegos...
Sus pies se resisten a llegar a la soledad terrible de las habitaciones vacías de voces alegres.

Antonio camina delante, algo más ligero. No soporta ver esa tristeza infinita en el rostro de su hermano.
Él también llega a una casa vacía, pero está más acostumbrado. Ha vivido así la mayor parte de su vida.

Arrastran los pies y el alma de regreso de su paseo cada mañana.
Ambos han perdido al amor de su vida.


9 comentarios:

  1. Detrás de ellos va el lector, admirando su garbo pero lamentando tanta tristeza en su paso, en su gesto y en ese aroma de pérdida y tristeza.
    Estupendo relato.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Destila tristeza por los cuatro costados este cuentp, pero llega, conmueve y se queda.
    Un abrazo.
    Leo

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho, una narración perfecta realmente. Hasta la última frase uno no baja la guardia, hay algo inminente en ese paseo cansado, que no quiere acabar... maravilloso, habían perdido al mismo amor.

    ResponderEliminar
  4. ¿Habrá muchos hermanos que sientan algo similar? Estoy convencida de que sí.

    Precioso tu relato.

    ResponderEliminar
  5. Que fuerte!!!
    Me ha golpeado ese triste final de sus vidas.
    La muerte será su próximo gran amor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Esas últimas palabras estaban ya implícitas desde el comienzo de tu relato amiga...

    Todo el es bello, es natural, es la vida misma... que hemos de vivir... sin lamentar...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Selene, me ha gustado mucho tu relato ¿Me permites que lo grabe y lo suba a mi blog con enlace al tuyo?
    Un placer conocerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola Amelia,
    venía avisarte de que acabo de subir a mi blog la grabación de esta historia que tanto me impactó el día que la leí. He estado buscando tu autorización, porque acostumbro a pedirla pero no sé qué habrá pasado que no la encuentro. Si te he molestado, házmelo saber, vale?

    Decirte que la música es elección de Ruth, como en todas mis grabaciones.
    Te dejo un fuerte y cariñoso abrazo.

    http://beatrizsalas10.blogspot.com.es

    ResponderEliminar